jueves, 7 de mayo de 2015

Pequeños detalles

Hoy os presento unos pendientes únicos.. y no digo únicos porque solo haya hecho unos y sean una pieza única, sino porque han surgido por un maravilloso error. Y es que, trabajar día a día experimentando es lo que tiene!
Este hilo de latón, de sección redonda, se partió por la exacta mitad al ser laminado. ¿Problemas del metal? puede ser... el caso es que este gran error me dio una idea fabulosa: Montar este hilo en unos pendientes, partiendo dicho hilo en varios segmentos y dando por un lado una textura pulida y por el otro una matizada.
El resultado final fue éste y por supuesto no duraron mucho en mis manos, puesto que muy pronto se los llevaron del taller.
¿Casualidad? no lo sé, lo único que sé, es que, son únicos únicos.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada